Bálsamo labial de miel y menta

Bálsamo labial de miel y menta

El bálsamo labial de miel es el complemento que nunca suele faltar en nuestro bolso.

Tener los labios bien hidratados es necesario, pero, además, nos crea una sensación de frescor y bienestar que “engancha”, por eso, es muy habitual que nos echemos cacao o bálsamo labial a menudo. El cacao o bálsamo labial es perfecto para evitar que los labios estén secos o agrietados y sus beneficios pueden resumirse en tres, principalmente: protege, nutre y repara. Lo más aconsejable es apostar por bálsamos naturales y neutros, preferiblemente a los que contienen aditivos o saborizantes.

Una forma muy fácil de elaborar este bálsamo labial de miel y con pocos ingredientes. Te garantizamos unos labios hidratados y protegidos del frío de forma 100% natural. Ideal para estos días tan poco calurosos.

Ingredientes para 2 botes pequeños:

  • 10g. de cera de abeja
  • 3 cucharaditas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de miel
  • 5 gotas de aceite de menta piperita

Este bálsamo labial hidratante enriquecido con miel nutritiva y menta piperita relajante en una base de cera de abeja y aceite de oliva, es excelente para ablandar los labios secos y agrietados.

Preparación:

  1. Combinar la cera de abeja y el aceite de oliva en un tazón resistente al calor y ponerlo en una cacerola de agua hirviendo a fuego lento y calentar suavemente hasta que la cera de abeja se haya derretido. Agregar la miel una vez se haya derretido la cera.
  2. Retirar del fuego y añadir el aceite de menta piperita. Con una cucharada guardar el bálsamo en botes pequeños esterilizados y dejar enfriar. Para utilizarlo basta con aplicarlo sobre los labios secos con las yemas de los dedos, según sea necesario. Utilizar durante un período no superior a tres meses.

Este bálsamo labial de miel es ideal para aplicar antes de realizar deportes, así como senderismo, montañismo, esquí, etc, para tenerlos protegidos del aire y frío.

También antes de maquillarnos para tener unos labios suaves sin pieles sueltas que arruinen el efecto de los distintos tonos de rojos y colores oscuros que los visten este invierno. El viento y el frío están en su contra y, si no se protegen bien, acaban secos, agrietados y doloridos.

Si te ha gustado, ¡compártelo!

ideas de productos ¡que no te puedes perder!

Miel Las Obreras