El tónico facial natural que estabas esperando

El tónico facial natural que estabas esperando

Con el paso de los años debemos tomar conciencia de los cuidados necesarios y específicos para nuestra piel si queremos evitar que parezca desvitalizada, flácida y con arrugas e imperfecciones.

Aunque muchas personas se hidratan la piel cada día, muchas otras olvidan que hay un paso previo fundamental: el tónico facial.

Aplicar el tónico facial es un paso importante en la rutina diaria de cuidados de la piel del rostro, y más si lo realizamos con un tónico facial natural. Es un producto ideal para refrescar el cutis, ayudar a cerrar los poros y, en definitiva, para mantener la vitalidad natural de la piel por más tiempo. Normalmente, solemos adquirir las lociones que encontramos en las tiendas, pero si queremos aprovecharnos de los beneficios que ofrecen algunos de los mejores ingredientes naturales para la piel, también tenemos la opción de recurrir a ellos para hacer un tónico facial natural casero. Se trata de una solución muy efectiva y económica que favorece el aspecto de tu piel a largo plazo.

Ingredientes para 1 botella:

  • 250ml de agua destilada o de manantial
  • 2 bolsitas de té verde
  • 1 cucharadita de miel
  • 50ml. de vinagre de sidra
  • 5 gotas de aceite de lavanda

Hidratante y antioxidante, la miel ayuda a reducir los signos del envejecimiento y deja una sensación calmante en la piel, tiene propiedades antibacterianas y contiene enzimas y probióticos que son beneficioso para nuestra piel. Es una excelente barrera que no permite la pérdida de hidratación. Este tónico facial natural es un regalo refrescante para la cara.

  1. Hervir el agua y verterla sobre las bolsitas de té. Agitar, dejar reposar durante 10 minutos y acto seguido retirar las bolsas.
  2. Añadir la miel mientras la infusión está todavía caliente y revolver hasta disolverla. Añadir los ingredientes restantes, luego verter a través de un filtro de café en una botella esterilizada.
  3. Para utilizarlo, después de limpiarse suavemente la cara, pase por ella un algodón empapado en el tónico. O utilizarlo en una botella con un atomizador fino para hacerse rociadas frescas y refrescantes. Evitar el contacto con los ojos. El tónico es mejor prepararlo fresco cada semana.
Si te ha gustado, ¡compártelo!

ideas de productos ¡que no te puedes perder!

Miel Las Obreras